¿Por qué cuenta cuentos Nana Cocó?

Conoce la gran historia

Todo empezó cuando nacieron sus hijos, hace muchos, ¡pero muchos años…Bueno! No tantos.
La cosa era distraer, entretener y divertir a los niños. Los espacios de convivencia eran una oportunidad para despertar la fantasía y la creatividad. A veces, Caperucita se iba en una nave espacial; en otras ocasiones, Nana Cocó había sido novia de Elvis Presley y había montado a caballo disparando un rifle con una mano; mientras con la otra dirigía el camino. A veces también inventaba perros invisibles y alimentaba gusanitos con sus hijos. Así nació el cuento de “Susanito, El Gusanito travieso”.Y mejor no decir, como nació el cuento de “La niña que quería la paleta del tamaño de una casa”, porque seguramente había alguien berrinchuda en casa.
Ver a los niños disfrutar los cuentos era el momento de máxima realización porque los cuentos dan vida, dan ilusión, dan esperanza;y la esperanza es motor para la creación de un mejor futuro para la humanidad.
Sin embargo, la máxima realización llegó cuando nacieron sus nietos. Se dice que el amor a los hijos es infinito, pero el amor a los nietos es algo mágico.
Contar los cuentos a sus nietos y escucharlos hacer un concierto de aullidos cuando los lobeznos aullaban es de esos sonidos que vivirá en su mente y su corazón por siempre. Hoy, con sus nietos ya algunos adultos y adolescentes, es tiempo de compartir estos cuentos con muchos más niños, que disfruten la magia, que aúllen con los lobeznos, que corran con Fepis y que rían con las ranitas.
 
Es el mayor sueño de Nana Cocó compartir sus historias con el mundo entero.

Nuestra Misión

Nuestra Misión es provocar la imaginación de los pequeños, provocar pensamientos de fantasía, creatividad, ilusión y esperanza

Testimoniales